Inyección de vitamina K para bebés.

La vitamina K ayuda al cuerpo a producir colágeno, lo que mantiene su piel suave y elástica. La vitamina K fortalece tus huesos y evita la osteoporosis. La vitamina K se encuentra en muchos alimentos, por lo que es fácil consumir una gran cantidad de vitamina K todos los días para mantener a su cuerpo saludable.

 

Hay una serie de posibles deficiencias de la vitamina K. Incluyen hipocalcemia, que ocurre cuando la sangre de las madres no contiene suficiente vitamina K. Embarazo, parto o el proceso de envejecimiento puede causar una deficiencia de vitamina K. porque el hígado de las madres no puede procesar y metabolizar la vitamina.K. Los síntomas de deficiencia de la vitamina K incluyen la piel pálida, la micción frecuente, la fatiga y la depresión. Los síntomas empeoran durante la enfermedad prolongada. La vitamina K, como la vitamina A, C y E, es esencial para una vista saludable, pero la vitamina K es más importante para su desarrollo de recién nacidos.

 

La mejor vitamina K. Fuentes de alimentos son productos animales como la leche y las claras de huevo, así como las verduras ecológicamente elevadas como el brócoli y las zanahorias. La leche y los huevos son particularmente ricos en la vitamina K. La vitamina K solo se produce naturalmente en el hígado y los riñones, por lo que depende de usted, la madre, darle a su cuerpo las vitaminas que necesita. La vitamina K es más efectiva cuando la absorbe la corriente de sangre de las madres inmediatamente después del nacimiento. Después de dar a luz, las madres de enfermería deben consumir pequeñas cantidades de leche materna o fórmula para asegurarse de que tengan suficiente vitamina K para sus recién nacidos. Si la leche materna o la fórmula no están disponibles, una alternativa es tomar una inyección de vitamina K.

 

La vitamina K. También puede ser deficiente en ciertos alimentos, incluidos algunos vegetales y carnes ricas en vitaminas. La vitamina K ayuda a formar los factores de coagulación necesarios en el cuerpo, por lo que una deficiencia de vitamina K puede resultar en un aumento del sangrado durante el parto o el sangrado de los forros de membrana mucosa dentro de la cavidad de la boca después del nacimiento. Algunos otros alimentos ricos en vitamina K son: germen de trigo, nueces, yemas de huevo, verduras de hojas verdes oscuras y algunos tipos de cereales de desayuno fortificados. Es muy importante consumir alimentos que sean ricos en la vitamina K. Deficiencia de vitamina K también puede ocurrir si una mujer tiene un balance de calcio negativo. Un desequilibrio de calcio o fosfato puede llevar a un exceso de retención de líquidos, lo que a su vez puede causar el exceso de sangrado después del nacimiento.

 

¿Cómo puedo obtener suficiente vitamina K? La vitamina K solo se encuentra en los alimentos que se han preparado utilizando la vitamina K en ellos. Los alimentos comunes que son ricos en la vitamina K incluyen mantequilla, zanahorias, verduras de hojas verdes oscuras como la col rizada, la espinaca, los greens de mostaza y las batatas. Aunque muchos suplementos para bebés y adultos están disponibles para la vitamina K.

 

La vitamina K es especialmente importante para la salud de los recién nacidos. De hecho, los estudios han demostrado que la vitamina K puede ayudar a prevenir que ciertos tipos de infecciones ocurran a los bebés que obtienen suplementos de vitamina K de manera regular. Se ha informado que los bebés que reciben vitamina K durante el embarazo tienen menos probabilidades de infectarse con infecciones perforadas del intestino o del tracto respiratorio. Un estudio que comparó los niveles de vitamina K de leche materna y fórmula mostró que la leche materna tenía niveles más altos de vitamina K que la fórmula.

 

Deficiencia de vitamina K es una preocupación creciente para muchas personas, especialmente aquellas que necesitan vitamina K para evitar que sean efectivos ciertos medicamentos. La vitamina K es utilizada por el cuerpo para ayudar a formar ciertas proteínas. Estos incluyen globulinas, que son necesarias para ayudar a formar coágulos de sangre que ayudan a prevenir accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. La deficiencia de la proteína de coagulación de la sangre puede ser un problema importante para aquellos que toman ciertos medicamentos, especialmente los anticoagulantes y la warfarina. Los bebés recién nacidos pueden nacer con insuficiencia de vitamina K y puede ser amenazador de la vida si no se trata.

 

Si su bebé recién recibe vitamina K a través de la leche o la fórmula de las madres, el bebé puede necesitar una inyección de vitamina K en algún momento. El médico podrá determinar si su bebé necesita una inyección de vitamina K en función de la cantidad de vitamina K él / ella ha estado recibiendo. En general, los médicos recomiendan que una dosis de vitamina K de aproximadamente doscientos veinte miligramos cada día sea adecuada para un recién nacido saludable normal para poder combatir las infecciones y desarrollarse normalmente. Sin embargo, si hay una deficiencia de vitamina K, hay ciertos medicamentos que no funcionarán correctamente.