Vitamina C y enfermedad hepática – Informe de caso

La vitamina A (IA) inyectable intramuscular (IA) es el suplemento nutricional oral más utilizado para tratar las condiciones crónicas y graves. Fue diseñado por primera vez en 1982 por un científico de renombre mundial, el Dr. Robert H Keller. Surgió que el sistema inmunológico inherente al cuerpo puede no ser tan efectivo como podría ser cuando se enfrentan a ataques graves de hepatitis viral. La hepatitis viral puede causar daños tan graves al hígado y al páncreas que la vida se vuelve poco más que una muerte lenta y dolorosa. El descubrimiento del Dr. Kellers de esta forma de vitamina A altamente efectiva y fácilmente administrativa ha resultado en un increíble milagro médico.

 

La hepatitis viral puede causar daños graves al hígado, la vesícula biliar y el páncreas, todos los cuales, dependiendo de la gravedad, pueden conducir a la falla del hígado, la enfermedad de la vesícula biliar o el trasplante de páncreas. La vitamina A intramuscular A es capaz de combatir el daño hepático y la ictericia al restaurar el equilibrio esencial químico y bioquímico al cuerpo. Además, promueve el crecimiento y la actividad de las células, lo que ayuda a prevenir la aparición de más daños y enfermedades del hígado. Como efecto secundario importante, la intramuscular A también aumenta el número de glóbulos rojos liberados en la sangre.

 

Todos los casos documentados de colestasis intrahepática (colestasis del hígado) y todas las formas conocidas de hepatitis autoinmune se han demostrado de manera efectiva a través de la administración de este nutriente esencial. Las inyecciones intramusculares de vitamina C han demostrado ser extremadamente beneficiosas en el tratamiento de muchas formas de hepatitis. Los estudios clínicos han encontrado que la vitamina C mejora el resultado de muchos tratamientos para la hepatitis aguda y crónica. Esto incluye virus no hepatitis C (VHC), VIH y una infección más grave asociada con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Aunque la mayoría de los casos de hepatitis C están asociados con bebidas alcohólicas, se ha encontrado que el consumo de vitamina C reduce el riesgo de contraer la enfermedad.

 

La vitamina C incluso se ha demostrado ser efectivo en la lucha contra el desarrollo de varias formas de enfermedad de la piel. Se ha encontrado que las inyecciones intramusculares de la vitamina C se han encontrado para reducir la incidencia de la psoriasis y las alergias graves de la piel en individuos con un historial de tales problemas de la piel. De manera similar, también se ha encontrado inyecciones intramusculares de vitamina C para reducir la incidencia de rinitis alérgica y goteo posnalesal en individuos que sufren de tales problemas. También se ha encontrado que la vitamina C es eficaz para reducir los síntomas asociados con la bronquitis crónica. Dichas opciones de tratamiento para la bronquitis crónica incluyen ambos medicamentos para la inhalación (aerosoles UTIC) y medicamentos orales (tabletas).

 

En mujeres embarazadas, los suplementos de vitamina C pueden ayudar a prevenir las complicaciones durante el embarazo, como el sangrado excesivo y la pérdida fetal. Durante el embarazo, los mayores niveles de vitamina C de plasma sanguínea se han asociado con un mayor riesgo de aborto espontáneo. Sin embargo, la asociación entre reacciones sistémicas y alérgicas y el embarazo aún no está claro. Es importante tener en cuenta que la vitamina C no siempre es efectiva para prevenir las complicaciones durante el embarazo, y los médicos no pueden recomendar los suplementos de vitamina C durante cierto trimestre del embarazo. Además, el uso prolongado de la vitamina C puede llevar a defectos de nacimiento graves y permanentes.

 

El informe de un caso fue publicado por Samuel Sarmento, MD y su equipo en la edición de mayo-junio de los anales de la medicina interna. El informe comparó dos informes de casos previamente publicados sobre deficiencia de vitamina C y encontraron diferencias significativas. El primer informe de caso se realizó en un paciente que tenía un aborto espontáneo después de seis meses de deficiencia de vitamina C. El segundo informe de caso se realizó en una mujer con hemorragia pulmonar crónica y recurrente y murió de sepsis poco después de su sexto mes de deficiencia de vitamina C. El equipo del Dr. Sarmentos señaló que los pacientes exhibían varios síntomas, incluidas náuseas graves, vómitos, hinchazón abdominal, diarrea, osteonecrosis y osteoporosis.

 

En el segundo informe de caso, el paciente había prolongado ataques de fiebre, fatiga constante, micción frecuente, fotofobia, osteonecrosis, ictericia, náuseas, vómitos, dolor abdominal y hinchazón abdominal. Después de ver el ultrasonido del primer paciente, el equipo pensó que la deficiencia crónica de la vitamina C era la causa de todos los problemas de los pacientes. El paciente fue hospitalizado y le dio vitamina C por vía intravenosa. Sus síntomas se aclararon en unos pocos días. Sin embargo, ella no regresó para realizar pruebas de seguimiento.

 

Al igual que con el primer informe de caso, ambos pacientes fueron enviados al programa de investigación intramural para pruebas de toxicidad de vitamina C. Aunque no hubo pruebas de toxicidad para la vitamina C en el primer paciente, el equipo del Dr. Sarmentos realizó una prueba en el segundo paciente y realizó pruebas de toxicidad similares de una mezcla de vitamina C. Ninguno de los pacientes tuvo una deficiencia de la vitamina C. En este caso, los investigadores concluyeron que aunque ambos pacientes tenían problemas crónicos, no había correlación entre los dos casos. Ninguno de los pacientes murió ni tenía complicaciones a largo plazo de la deficiencia de vitamina C. Este informe de caso debe recordarse como un ejemplo en el que la hepatitis crónica y la enfermedad hepática crónica no conducían a la muerte ni a la discapacidad a largo plazo.