La baja vitamina B12 aumenta el riesgo de depresión

La deficiencia de vitamina B12 aumenta el riesgo de depresión

La vitamina B12 es esencial para el organismo ya que contribuye a la formación de metionina (aminoácido) a partir de la homocisteína (otro aminoácido) y en presencia de un metabolito de la vitamina B9. También participa en reacciones químicas que involucran a las mitocondrias que proporcionan a las células la energía que necesitan. Participa así en el funcionamiento del organismo a varios niveles: metabolismo energético, sistema nervioso e inmunológico, glóbulos rojos, reducción de la fatiga, etc. Sus principales fuentes alimenticias son las vísceras (especialmente el hígado) y el pescado , huevos, carne, leche y otros productos lácteos.

La deficiencia de vitamina B12 es particularmente común en los veganos y esta condición se toma muy en serio no solo por la salud física sino también mental, como afirman investigadores del Trinity College Dublin. Si bien muchos estudios científicos ya han demostrado que una deficiencia de vitamina B12 puede asociarse con disfunciones neuronales en el origen de ciertos trastornos mentales (trastornos de la memoria y del estado de ánimo, irritabilidad), su estudio publicado en el «British Journal of Nutrition» muestra un riesgo significativamente mayor. de síntomas depresivos si esta deficiencia afecta a personas mayores de 50 años.

Un doble riesgo de sufrir síntomas depresivos.

Sin embargo, como explica el equipo científico, «comprender el vínculo entre los niveles bajos de vitamina B12 , el estado de salud y la depresión más adelante en la vida es importante porque la depresión es un factor de riesgo para el deterioro funcional», la admisión a la atención residencial y la muerte prematura. Los investigadores observaron que las personas con  deficiencia de vitamina B12 tenían un 51% más de probabilidades de desarrollar síntomas depresivos durante cuatro años en este estudio. Los hallazgos fueron los mismos independientemente de los factores de ajuste tomados en cuenta: actividad física, enfermedad crónica, estado de vitamina D, enfermedad cardiovascular y uso de antidepresivos.

Los resultados del estudio muestran, por otro lado, que fortificar los alimentos con vitamina B12, como es el caso de ciertos alimentos con vitamina D, por ejemplo los cereales para el desayuno, para aumentar el nivel de consumo de esta vitamina evitaría este fenómeno. «Dado el aumento de la soledad y la depresión entre los ancianos desde el inicio de la pandemia de COVID-19 y las restricciones asociadas con ella, este estudio destaca la importancia de aumentar la ingesta o la suplementación con vitamina B12 para ayudar a mitigar los factores de riesgo potencial de depresión en los ancianos. «, Concluyen los investigadores.

Tenga en cuenta que, al igual que la vitamina B9, una deficiencia de vitamina B12 se expresa con mayor frecuencia por un tipo de anemia llamada «megaloblástica». También se acompaña de síntomas relacionados con la alteración del transporte de oxígeno, como fatiga o disnea (dificultad para respirar). En este sentido, ANSES también enfatiza que una deficiencia de vitamina B12 también puede conducir a un daño neurológico con desmielinización progresiva en el cerebro y la médula espinal, que se acompaña de trastornos motores y de sensibilidad. Las manifestaciones neurológicas retroceden en respuesta a un aumento de los niveles de vitamina B12, pero las secuelas persisten con mayor frecuencia.

¿Baja vitamina B12?

La vitamina B12, llamada tambien, cobalamina, es un nutriente esencial para el correcto funcionamiento del organismo. Personas ancianas ancianos y los que no consumen productos de origen animal, son más propensos a sufrir esta deficiencia.

¿Cuáles son los síntomas de la falta de vitamina B12?

La cobalamina es esencial para producir de glóbulos rojos y para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Esta vitamina se encuentra de forma natural en los productos como los lácteos, pescados, carnes y los huevos .

Las personas veganas y vegetarianas , y aquellas que redujeron su consumo de alimentos de origen animal por razones de salud, están directamente preocupadas por el riesgo de deficiencia. Pero otras poblaciones pueden verse afectadas.

Los riesgos de deficiencia de vitamina B12 aumentan con la edad

De echo, entre el 10 y el 30% de los mayores de 50 años también se ven afectadas por una deficiencia de vitamina B12 y sin siquiera son conscientes de ello. ya que, la absorción de esta vitamina se vuelve más complicada segun vamos envejeciendo . Ya que cada vez es más complicado para el organismo asimilar los 4 microgramos recomendados cada día (μg /día) por ANSES para los mayores de 18 años.

Algunos medicamentos recetados para la diabetes tipo 2 y los reguladores de la acidez también pueden en ocasiones, interferir con la vitamina B12. La cirugía para lograr adelgazar y algunas enfermedades como la celiaquía , la enfermedad de Crohn , enfermedades autoinmunes o la anemia perniciosa (o perniciosa) pueden bloquear el proceso de absorción natural de la vitamina B12.

Incremento satisfactorio de la ingesta de vitamina B12 (AS) en mujeres embarazadas (4,5 μg /día) y en mujeres lactantes (5 μg/día).

Los principales síntomas de la falta de vitamina B12.

La deficiencia esta puede manifestarse de multiples formas. Los síntomas generales están asociados con cualquier tipo de anemia , cansancio , debilidad, dificultad para respirar , mareos, palpitaciones, hormigueo , entumecimiento de manos y pies, estreñimiento , pérdida de memoria, irritabilidad o alteraciones del estado de ánimo. No hace falta decir que el diagnóstico es bastante difícil de establecer .

Lengua hinchada, un síntoma no reconocido de la deficiencia de vitamina B12

Destacamos otro síntoma detectado por algunos medicos y dietistas: lengua hinchada . Esta condición también conocida como glositis puede desarrollarse rápidamente y sin previo aviso. Se caracteriza por un cambio en el aspecto y el color de la lengua, que se enrojece y duele, y por la atrofia de las papilas.

Además de la lengua hinchada, las personas con  deficiencia grave de vitamina B12  también pueden desarrollar úlceras en la boca o una  sensación de «alfiler» en la lengua . Esto último también juega un papel en el mantenimiento del equilibrio y la coordinación, las personas con deficiencias severas también pueden «tener más dificultades para caminar y moverse».

¿Cómo diagnosticar la deficiencia de vitamina B12?

En caso de duda, la forma más sencilla de  comprobar si hay una deficiencia  es con una prueba de orina. El análisis de sangre a menudo arroja resultados bastante vagos. El examen más confiable se basa en la determinación de  la concentración de ácido metilmalónico  (MA) en la orina

Una vez que los resultados han sido analizados por un médico, los suplementos o tratamientos pueden  suplir la posible falta de vitamina B12 . En todos los casos, es fundamental consultar a un profesional sanitario antes de  tomar cualquier suplemento .

Flores de Bach